ciudades inteligentes, Sin categoría, smart cities, smart citizen, smart city

Estos 3 lugares reflejan cómo serán las ciudades robóticas del futuro

La automatización no solo transformará nuestro hogar y nuestro lugar de trabajo, también cambiará las ciudades en las que habitamos. El futuro de las ciudades robóticas cada vez está más cerca, y estas tres capitales son el ejemplo perfecto.

Nadie sabe a ciencia cierta si los robots acabarán sustituyendo a los humanos por completo, y parecen haber argumentos de sobra para pensar que las personas son irreemplazables pese a los grandes avances tecnológicos, pero de lo que no cabe duda es de que las máquinas acabarán haciendo muchas tareas de las que solíamos encargarnos.

La automatización no solo llegará a nuestros hogares con robots que nos cocinen la comida o a nuestras oficinas para desempeñar rutinarias tareas administrativas. Los robots también vienen para transformar las ciudades en las que nos vivimos.

Y es que, la automatización y la conexión ofrecen un sin fin de posibilidades, por un lado debido a una mayor eficiencia, y por otro a la gran cantidad que de datos que generan  permitiéndonos tomar decisiones más inteligentes.

La inversión en ‘smart cities’ alcanzará este año los 80.000 millones de dólares en todo el mundo

Los coches autónomos, los puestos de venta automáticos y los envíos a domicilio con drones son tan solo unos pocos ejemplos. Para hacernos una mejor idea decómo serán las ciudades robóticas podemos fijarnos en estas tres ciudades que ya están completamente inmersas en la transformación digital.

Tokio

tokio

Tokio presume de ser una de las ciudades más tecnológicas del mundo, y sin duda va a aprovechar los Juegos Olímpicos en 2020 para mostrar sus últimos avances. Tiene un consejo dedicado a encargarse de la revolución robótica, que ya empezó a encargarse de traer las tecnologías más punteras a la ciudad en 2014.

Para las olimpiadas podríamos ver taxis robóticos transportando a las oleadas de turistas que llegarán a la capital japonesa; los atletas paralímpicos podrían desplazarse en sillas de ruedas inteligentes, y todos ellos recibidos a su vez por robots capaces de comunicarse en más de 20 idiomas.

Singapur

singapur

Singapur podría ser la ciudad inteligente por excelencia. En esta ciudad la automatización es la evolución natural de la infraestructura urbana. Tendrán autobuses automáticos y ya están probando las entregas a domicilio con drones.

Los robots también llegan al sector turístico, llevando a cabo las tareas de limpieza y servicio de habitaciones en hoteles. Así, también planean llevarlos a colegios para enseñar a los más pequeños y la robotización en el sector sanitario se dispara más que nunca.

Dubai

dubai

Dubai tiene un objetivo muy claro: convertirse en la ciudad más feliz del mundo. Para ello llevaran la automatización a todos los servicios públicos, al transporte e incluso a la seguridad.

Ya hemos visto taxis voladores surcar los cielos de esta moderna ciudad, y para 2030 buscan automatizar un 25% de su sistema de transporte.

Pero lo más sorprendente es que un mundo en el que veamos robots patrullando la ciudad está lejos de ser una imagen de película: para 2030 también quieren robotizar un 25% de las fuerzas de seguridad.

Fuente.- http://www.ticbeat.com/tecnologias/estos-3-lugares-reflejan-como-seran-las-ciudades-roboticas-del-futuro/

Gestión del Cambio, Sin categoría

Sin cambio cultural no es posible la transformación digital, y los CEO lo saben

directivo empresa

Los líderes empresariales saben que el cambio cultural es una pieza clave de la transformación digital, según Gartner. Por eso, gran parte de ellos coinciden es que una de sus mayores preocupaciones, sobre todo cuando sus empresas quieren ir hacia nuevos modelos.

Es necesario un cambio de cultura corporativa, es una gran preocupación, y muchas empresas lo consideran necesario hacia 2020. Además, la percepción de que el cambio es importante aumenta cuando las organizaciones tienen una iniciativa digital en curso.

Les importa ‘lo digital’
Según Gartner, en un estudio llevado a cabo entre 460 CEO y ejecutivos senior, un 62% de las empresas confirmaron que tenían una iniciativa de gestión o un programa de transformación para hacer que su negocio fuera más digital. De esas organizaciones, el 54% aseguró que su objetivo era transformacional, mientras que el 46% dijo que pretendía la optimización.

Microsoft

El uso de la palabra “digital” por parte de los CEO ha ido en constante aumento. Cuando se les pidió que describiesen sus cinco principales prioridades empresariales, el porcentaje de encuestados que mencionaron el término al menos una vez fue del 13,4%, frente al 2,1% que lo citaron en el la encuesta de 2012.

La digitalización es cada vez más importante y así se evidencia en que tienen la intención de seguir invirtiendo en tecnología. Así, un 61% de los encuestados tienen la intención de aumentar el gasto en TI en 2018, mientras que el 32% planea no hacer cambios en el gasto y solo el 7% prevé una reducción.

El informe de Gartner también confirma que el objetivo de los directivos de que su empresa crezca está siempre en lo más alto de la lista de los líderes empresariales, pero detecta que está cambiando la ruta a seguir para conseguirlo.

Fuente.-http://www.ituser.es/estrategias-digitales/2018/05/sin-cambio-cultural-no-es-posible-la-transformacion-digital-y-los-ceo-lo-saben?_mrMailingList=1094&_mrSubscriber=70224       7 de Mayo 2018

Sin categoría

Tres recomendaciones para impulsar la transformación digital de las pymes

No todas las pymes tienen claro que la definición de una estrategia global para abordar la transformación digital de su negocio sea uno de los primeros pasos a dar.

La definición y puesta en marcha de una estrategia global que aborde la optimización de los procesos para mejorar la eficiencia del negocio está entre uno de los primeros aspectos a tratar. La formación en habilidades digitales y el establecimiento de un sistema de métricas que permita reconocer el cumplimiento de las metas marcadas, podrían ser los siguientes pasos. 

Aunque parece obvio, no todas las pymes tienen claro que la definición de una estrategia global para abordar la transformación digital de su negocio sea uno de los primeros pasos a dar. Lo cierto es que este tipo de compañías tiende a la puesta en marcha de acciones aisladas que no siempre reportan los beneficios esperados.

Focos estratégicos de la transformación digital

Isabel Pomar, CEO de Datisa
          Isabel Pomar, CEO de Datisa

Digitalizar por separado sin medir los resultados y el impacto que la transformación de un área tendrá sobre otras complementarias, puede ser contraproducente porque puede incrementar los costes y el tiempo previsto inicialmente para la conversión digital. Por eso, hay que insistir en la importancia que tiene establecer una estrategia global que integre a todos los miembros de la organización.

En este sentido, la transformación digital de las pymes debe, no solo realizarse sino, incluso, proyectarse, de una forma organizada, estableciendo prioridades, analizando los impactos que los cambios provocan en todo el conjunto del negocio y no solo, en el entorno en el que se acometen esas modificaciones y buscando siempre las herramientas -tecnológicas, formativas, operativas, etc.- que puedan servir de soporte al proceso transformador en cada una de las etapas que se vayan implementando.

Es evidente que la estrategia deberá estar fundamentada sobre las necesidades de cada organización y teniendo muy en cuenta la situación particular de cada negocio. Pero, a nivel general, podemos describir como estratégicos los siguientes apartados en los que la transformación digital debería poner el foco:

  • La optimización de los procesos empresariales en busca de la eficiencia.
  • La mejora de la relación con el cliente para mejorar las ratios de rentabilidad, fidelización y sostenibilidad del negocio.
  • La implementación de la tecnología adecuada para dar respuesta a los dos elementos anteriores. O, lo que es lo mismo, impulsar la transformación del modelo de negocio de la mano de la tecnología.

El papel de la formación

Por otro lado, las pymes deberán apostar por la formación, incluso, antes de que se haya iniciado su proceso de transformación porque, es necesario entender -a priori- qué es realmente la digitalización y qué posibilidades ofrece la tecnología para llevarla a cabo. Y, después, obviamente, qué tecnología es la más adecuada y cómo utilizar esas soluciones para obtener el beneficio que esperamos.

La capacitación digital de todos los que conforman la organización es un aspecto altamente relevante, tanto desde el punto de vista de la dirección como del resto de los empleados que conforman la plantilla. El reciclaje y la formación continua permiten dotar al capital humano de las habilidades digitales necesarias para abordar el cambio.

Es más, de hecho, las pequeñas y medianas empresas empiezan a sentir la presión de los trabajadores más jóvenes que han crecido bajo el paraguas de las nuevas tecnologías. Procesos de formación internos, mentoring o coaching contribuyen a compartir y expandir el conocimiento y la experiencia dentro de la propia organización. Si el talento de la compañía no está preparado para impulsar o asimilar los cambios que propone la digitalización, el proyecto de digitalización acabaría fracasando.

Finalmente, si como hemos dicho al principio, el objetivo de la digitalización es la mejora de los procesos y la búsqueda de la eficiencia, será necesario poder medir los cambios. Es decir, establecer indicadores adecuados para evaluar la optimización de los procesos y cuantificar los beneficios obtenidos. Estos indicadores determinarán si vamos por buen camino o si hay que tomar medidas correctoras para volver al rumbo que queríamos tomar.

 Fuente.- https://directivosygerentes.es/innovacion/articulos-innovacion/transformacion-digital-pymes?utm_campaign=com-inno&utm_medium=email&utm_source=mailing

Customer Experience, Sin categoría

Perfeccionar los procesos, la mejor apuesta en experiencia de cliente para 2018 #customerexperience

Sin embargo, ningún invento meteórico servirá para ayudar a una empresa que carece de una estrategia clara en experiencia de cliente, que ofrece un servicio inadecuado o que ha perdido la confianza de los consumidores. Este 2018, la apuesta por los clientes va mucho más allá de las nuevas tecnologías.

La experiencia de cliente: objetivo transversal

Al margen del componente técnico, la estrategia para conectar y cautivar a tu cliente puede parecer sencilla: Vuelve a los orígenes. Conoce a tus clientes, comprende sus necesidades, descubre cómo perciben tus productos o servicios e identifica cuáles serán tus próximos desafíos y oportunidades para tomar medidas que mejoren su satisfacción. Sin embargo, este proceso aparentemente simple resulta muy complejo en la práctica.

En muchas ocasiones, las empresas se encuentran con proyectos cortoplacistas, estrategias aisladas y sistemas heredados que impiden un desarrollo y ejecución efectivos de las políticas de experiencia de cliente. De hecho, los tres principales desafíos para la puesta en marcha de un programa de experiencia de cliente son la cultura de la empresa, las estructuras organizacionales y los procesos, según un análisis de Forrester.

Por ello, el primer paso que deben dar ha de encaminarse a analizar en qué punto se encuentra y mejorar sus procesos de cara a cubrir las necesidades y satisfacer los anhelos del consumidor. Es decir, lo que realmente necesitan las empresas para encarar el 2018 con éxito es poner en práctica un proceso de colaboración sensato, basado en datos y orientado al conocimiento que sitúe al cliente en el centro de las decisiones.

Es por ello que la experiencia de cliente no debe concebirse como un área de la empresa sino como un objetivo transversal de todos los departamentos. No en vano, mejorar la experiencia del cliente es una de las principales metas para un 75% de las empresas, según estudios recientes. Por eso, el diseño, la ejecución y el seguimiento de la experiencia de clientedebe involucrar a todos los niveles y ámbitos de la organización.

Conectar para cautivar a tu cliente

La conexión emocional se ha revelado como una de las maneras más potentes de incrementar las ventas y potenciar la fidelización del consumidor. Contrariamente a lo que se pensaba hace unos años, se ha demostrado que la mayor parte de las decisiones de compra no son racionales, sino que se toman bajo criterios estrictamente emocionales. Por eso los sentimientos juegan un papel tan importante para la relación con los clientes.

Desarrollar campañas y aplicar estrategias específicas que potencien esa vinculación entre el cliente y la empresa tiene repercusiones directas en los números de esta última. Aquellos consumidores que perciben un valor añadido en su relación con una marca están más dispuestos a incrementar su gasto medio, comprar con más asiduidad y recomendar los productos o servicios.

Genera oportunidades a partir de tus datos

El desarrollo tecnológico citado al comienzo no solo ofrece experiencias de cliente directas (diferentes opciones de pago y recepción, personalización de productos, probadores virtuales que muestran cómo queda una prenda sin necesidad de probársela, etc.) sino que permite a las empresas recoger datos en tiempo real provenientes de un gran número de fuentes diversas. Estos datos les proporcionan grandes cantidades de información de contexto sobre sus clientes, desde factores emocionales a circunstanciales o de comportamiento.

El correcto análisis y tratamiento de estos datos servirá a las organizaciones para diseñar sus estrategias de relación con el cliente. Sin embargo, a medida que se crean más datos -.se estima que en 2020 produciremos cada día 44 trillones de gigabytes-, las empresas se encuentran con más dificultades para procesarlos con suficiente rapidez. Afortunadamente, la aplicación de la inteligencia artificial permite identificar oportunidades para optimizar la toma de decisionese implementar justo a tiempo aquellas experiencias más relevantes para el cliente.

Incorporación estratégica de la tecnología

Una vez que las organizaciones han efectuado ese cambio de mentalidad en el seno de su cultura empresarial es el momento de introducir de manera racional y razonada aquellas tecnologías que van a resultar más útiles para poner en marcha la estrategia de clientes. Existe un gran rango de soluciones, desde las más básicas (como el CRM) a otras más complejas (como la analítica predictiva). Y cada empresa debe decidir cuáles son más convenientes en sus circunstancias.

A partir de ahí, deben intentar sacar el máximo partido a la tecnología. Cada interacción con el cliente supone una oportunidad de crecimiento. Por eso, es recomendable aprovechar todas las herramientas a su disposición para recopilar información de valor y optimizar la gestión de los datos. Esto les permitirá descubrir nuevas formas de aportar valor a la vida de sus clientes y de mejorar sus oportunidades de negocio.

Fuente.-https://directivosygerentes.es/innovacion/transformacion-digital/td-estrategia/procesos-experiencia-cliente?utm_campaign=com-inno&utm_medium=email&utm_source=mailing

Perfeccionar los procesos, la mejor apuesta en experiencia de cliente para 2018

Sin categoría

WEF: Las 7 tendencias tecnológicas del 2018

0

1. El avance de blockchain

Los avances en los últimos meses de la blockchain —una lista inmutable de registros de transacciones que está replicada en múltiples entidades—la hacen una de las tendencias a seguir en el año que comienza. Originalmente se había adaptado como base del Bitcoin y se usó en otras criptomonedas, pero su uso podría escribir la historia tecnológica de la próxima década.

Entre los hitos recientes se encuentran: el interés generado por las criptomonedas y las ICOs, la explosión del ecosistema Ethereum, el debut de Japón como primera gran economía en aceptar al Bitcoin como un instrumento oficial de pagos, la emisión de los primeros futuros del Bitcoin por parte de la Chicago Mercantile Exchange, el estudio por parte de una veintena de países para emitir sus propias criptomonedas, la preparación de grandes bancos y corporaciones para la masificación de aplicaciones basadas en la blockchain y el avance para el respaldo monetario de criptomonedas más allá de la tecnología.

Se espera que en 2018 se desarrollen aplicaciones basadas en la blockchain para los siguientes 10 rubros:

1. Servicios Bancarios – Pagos y servicios mercantiles, intercambio de divisas y transacciones internacionales, incluyendo remesas.

2. Servicios Financieros – Plataformas para préstamos, monederos digitales, pagos peer-to-peer, gestión de activos, seguros de todo tipo

3. Levantamiento de Capital – Plataformas para Crowdfunding y emisión de ICOs

4. Contratos Inteligentes – Auto ejecutables y complementados por el aprendizaje automático.

5. Gestiones Diversas – De Identidad, de Seguridad, Certificaciones y Credenciales, principalmente mediante el uso de Ethereum.

6. Aplicaciones de Gobierno – Votaciones y referendos, legislación, eliminación de burocracia, ciudades inteligentes y acceso a servicios electrónicos gubernamentales.

7. Descentralización de Mercados – Incluyendo la evolución de la Economía Colaborativa

8. Cadenas de Suministro – Internet de las Cosas (IoT), principalmente a través de IOTA.

9. Almacenamiento de Datos – Descentralización de servidores en la nube, registro de bienes raíces y otras propiedades, aplicaciones de salud.

10. Plataformas de Predicción y Consumo de Contenido – Juegos de azar, Paywalls.

Estas aplicaciones tienen en común en que a) se requiere un libro de registro; b) hay diferentes interesados en ver o modificar dicho registro; c) no hay un tercero de confianza irrebatible; d) los diferentes actores no se conocen; y e) se requiere una verificación pública. Sin estas premisas, es mejor construir bases de datos en vez de hacer aplicaciones basadas en la blockchain.

2. Autos eléctricos finalmente se convertirán en una alternativa viable

Hace 10 años, la compañía Tesla Inc. revolucionó la industria automotriz con el primer automóvil de serie totalmente eléctrico en usar baterías de iones de litio y en alcanzar más de 320 km con una sola carga, el Tesla Roadster. Después de un lanzamiento difícil al mercado, no paró de crecer su gama de carros eléctricos y logró producir modelos altamente exitosos como el Tesla Model S —el carro eléctrico plug-in más vendido mundialmente en 2015 y 2016— y el Tesla Model X. A pesar de que los autos fabricados por Tesla son, posiblemente, los mejores vehículos del tipo en la actualidad, su elevado precio los ha dejado fuera del alcance del consumidor promedio.

Este 2018 se viene una gran ola de ventas de autos eléctricos asequibles. Si bien, aunque el 2017 fue el año con mayores ventas de carros eléctricos —casi 200 mil unidades en EUA y por primera vez, un millón de unidades alrededor del mundo—, los autos eléctricos solo representan aproximadamente 1.5% de la venta total de automóviles en EUA y menos del 1% en todo el mundo.

Algunos de los nuevos modelos accesibles para el consumidor promedio que competirán este año en el mercado global son el Chevrolet Bolt (que rompió su récord de ventas en EUA en diciembre pasado), el Tesla Model 3 (considerado el sedán “económico” de la prestigiosa marca) y el 2018 Nissan Leaf (cuya primera edición ha sido el vehículo totalmente eléctrico más vendido hasta la fecha). Estos tres autos están entre los USD$29 mil y USD$36 mil, lo cual confirma una sustancial reducción de precios en comparación con los primeros modelos.

Otro factor que impulsará fuertemente la demanda de autos eléctricos es que potencias mundiales como China, Reino Unido, Alemania y Francia ya hicieron públicos sus planes para prohibir la venta de coches que funcionan con gasolina y diésel durante las próximas décadas. De acuerdo con Bloomberg New Energy Financial, para el 2040, las ventas mundiales de autos eléctricos llegarán a los 530 millones de unidades de un total de 1,630 millones de autos vendidos, es decir, un 33% del mercado global del sector. Finalmente, los precios seguirán bajando y los consumidores —cada día más interesados en la preservación de la naturaleza— los adoptarán en mayor medida, por lo que este año presenciaremos ventas históricas.

3. Primeras compañías realizaran ensayos clínicos de CRISPR-Cas9 en humanos

La revolucionaria tecnología CRISPR-Cas9 permite modificar con mucha precisión el genoma de cualquier célula. Esto lo ha convertido en una herramienta poderosísima con posibilidades casi ilimitadas para tratar y curar padecimientos, particularmente, enfermedades heredadas que tienen pocas opciones de tratamiento, como el cáncer. Ya han transcurrido casi 5 años desde la primera vez que científicos emplearon CRISPR-Cas9 para editar células humanas vivas, pero su primera aplicación real en humanos apenas se realizó en el 2016, por un equipo chino que buscaba tratar el cáncer de pulmón en un paciente.

Durante el 2018, compañías biotecnológicas como CRISPR Therapeutics y Vertex Pharmaceuticals serán de las primeras que realizarán ensayos clínicos basados en tecnología CRISPR-Cas9 en pacientes humanos. CRISPR Therapeutics solicitó durante el 2017 el permiso de reguladores europeos para intentar corregir genéticamente la beta talasemia, una enfermedad de la sangre ocasionada por una mutación en las células de hemoglobina. La compañía espera dar un gran paso en el tratamiento de enfermedades sanguíneas heredadas durante este año, llevando a cabo la prometedora terapia para edición de genes, CTX001, en colaboración con Vertex Pharmaceuticals.

A pesar del rápido crecimiento que ha tenido la CRISPR-Cas9 en los últimos años, aún quedan muchos obstáculos por delante. Un estudio publicado a principios del 2018 reveló que la mayoría de los humanos podrían poseer anticuerpos que combaten los dos tipos más importantes de la proteína Cas9, que es el pilar de la tecnología CRISPR-Cas9. Además, la creciente polémica ética y social sobre la edición genética complica aún más el proceso de aprobación regulatoria. Sin duda, la CRISPR-Cas9 podrá presentar grandes riesgos para salud, pero si los ensayos clínicos resultan exitosos, la recompensa será mucho mayor.

4. Incidencia de los gobiernos en servicios digitales, principalmente redes sociales

La publicidad online, especialmente aquella microdirigida a las personas con fines políticos y de polarización de la opinión pública, no le está gustando a los políticos, quienes hasta hace poco hablaban de las bondades de las redes sociales y la democratización de los medios. Pero diferentes grupos de legisladores han cambiado de opinión por la creación de burbujas de opinión, la persecución de utilidades a toda costa, así como la explotación de noticias falsas por parte de políticos, agentes desestabilizadores y empresas de propaganda política.

Es por ello que cada día más se están cuestionando los principios rectores del Internet, como el artículo 230 de la Ley de Decencia de las Telecomunicaciones de EE.UU. Por ejemplo, los senadores Klobuchar, Warner y McCain presentaron el proyecto bipartito llamado “Ley de Publicidad Honesta” para que la difusión en Internet se someta a las “mismas normas de transparencia que los anuncios en televisión, prensa y radio”. La Unión Europea busca prohibir o limitar el micro-targeting de anuncios políticos, Francia prepara su “ley anti-Fake News” y cada día hay más llamados a bloquear el Twitter de los líderes mundiales, comenzando por Donald Trump. En México, se espera la votación definitiva sobre la reforma para considerar como hecho ilícito la difusión de información que pueda causar “deshonra, descrédito, perjuicio o exponer al desprecio a alguien,” cuya ambigüedad puede derivar en un peligroso uso político.

Se puede anticipar que el 2018 traerá movimientos regulatorios y de censura para las redes sociales. Sin embargo, una vez más, los gobiernos serán reactivos a la tecnología, que a nivel redes sociales evolucionará a comunidades sociales de mayor volumen: las comunidades sociales, masivas, simultáneas y en línea. Estas nuevas comunidades, basadas en el livestream, permitirán que millones de extraños puedan conectarse a aplicaciones y vivir en el ciberespacio experiencias y pláticas simultáneas, interactivas y personalizadas.

Pero mientras las personas disfrutan estas nuevas experiencias, los gobiernos tendrán un reto mayor: comenzar la reinvención de la economía política, la diplomacia y la gobernanza en el marco de la Cuarta Revolución Industrial. Por ejemplo, cada vez veremos más países desarrollando estrategias nacionales de Inteligencia Artificial y de Ciberseguridad — ambas serán claves para ser relevantes a nivel geopolítico. Y lamentablemente, los legisladores y jueces no tienen conocimientos sólidos de tecnología.

5. La Inteligencia Artificial (IA) se incorpora a procesos de la vida diaria

La ciencia ficción jugó un papel fundamental sobre lo que podría ser la IA y en los años recientes, algunos entusiastas de la tecnología se decepcionaron por las aplicaciones “poco espectaculares” de la IA. Sin embargo, el 2018 será un gran año para esta tecnología, ya que los algoritmos de aprendizaje automático (o machine learning, por su término en inglés) la están mejorando y los inversionistas le están apostando con convicción.

Las tendencias muestran que se están usando pequeñas herramientas y aplicaciones que se implementan en plataformas, algoritmos y dispositivos que usamos desde hace tiempo. Detrás de esto se encuentra que la IA es ya una inversión tecnológica prioritaria para grandes empresas, que quieren combinar la tecnología con sus políticas de implementación de cambios y disminución de costos. Además, han fragmentado las grandes conquistas tecnológicas del futuro en frentes que produzcan victorias pequeñas, multidisciplinarias y recurrentes.

Cabe subrayar que las áreas de expansión de la IA están siendo diferentes a las del software tradicional. Entre ellas hay que destacar los dispositivos de reconocimiento de voz, detección facial, reconocimiento de emociones, uso de lenguaje natural, creación de contenido, integración con sistemas de aprendizaje automático, aprendizaje no supervisadoprocesamiento vía edge-computing, así como compilación y presentación masiva de Big Data. Además, en línea con el avance tecnológico, todos estos procesos no solo serán más avanzados, sino también serán más económicos —y en diversos casos, descentralizados.

Dentro de estas aplicaciones, hay que resaltar el desarrollo de nuevos hardware de especialización a través de chips de procesamiento gráfico con IA (GPUs, por sus siglas en inglés), que quieren competirle a NVIDIA. Hasta ahora, la empresa de California ha dominado la industria, pero el procesamiento gráfico en general tendrá un desarrollo acelerado en los próximos meses dado el interés —tanto del sector privado como de gobiernos pro-tecnología— en explotar nuevas capacidades de procesamiento de video para los sectores de defensa y médico.

La industria healthcare fue el sector de AI que levantó más dinero y realizó más operaciones en 2017. Ahí veremos aplicaciones en áreas como administración y monitorización del estilo de vida, asistentes virtuales, imágenes médicas y diagnóstico, entre otros. Estas aplicaciones mostrarán beneficios tangibles de la aplicación de la IA, dejándonos la sensación de que el ser humano y la máquina pueden combinarse para mejorar a la especie humana.

Es por estas razones que el año entrante también traerá más debate sobre las implicaciones de los avances tecnológicos. Por ejemplo, se espera que las agendas pública y legislativa incluyan temas como las directrices éticas dentro de la IA, la eliminación de empleos por parte de procesos basados en esta tecnología, la atención a desplazados digitales, así como la implementación de conceptos como justicia, confianza y equidad.

6. Ciberseguridad: Entre la confidencialidad y la amenaza exponencial

La ciberseguridad es desde hace tiempo un tema permanente en la mesa de los riesgos tecnológicos. Sin temor a caer en exageraciones, la ciberseguridad volverá a ser un tema preponderante en el 2018. Entre las buenas noticias que traerá el año se encuentra la puesta en marcha del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea (GDPR, por sus siglas en inglés), que aspira a regresarle a los ciudadanos el control sobre sus datos personales y simplificar la regulación de la región.

Por otro lado, veremos el enfoque en la integridad de la protección de datos, una evolución necesaria después de los continuos quebrantos a la confidencialidad por parte de compañías y hackers — y lógicamente, también habrá más vulneraciones a bases de datos, sistemas con información sensible, blockchains, y por primera vez, criptomonedas.

Sin embargo, habrá dos novedades relevantes en estos hackeos. Por un lado, el objetivo primario de los delincuentes será con menos frecuencia el robo de información personal y más comúnmente, la apropriación de sistemas — desde la explotación de vulnerabilidades del IoT, hasta la falla de sistemas médicos, así como el ataque a infraestructura crítica, la seguridad nacional o la ciberguerra.

Por el otro, será el primer año en el que la mayoría de los ataques sean hechos con estructuras relacionadas a la IA: uso de chatbots para enviar spamphishingo fraude, criptográficos o ransomware basados en machine learning, creación de patrones para evitar ser detectados o ataques de fuerza bruta basados en IA para adivinar contraseñas.

A pesar de que la IA pueda ser utilizada para la defensa de los nuevos sistemas digitales, es probable que, en términos absolutos, el cibercrimen explote mejor estas nuevas tecnologías, pues sus consecuencias más radicales pueden amenazar la vida de las personas o desplomar activos tecnológicos de referencia. En síntesis, la amenaza estará llegando no solo a afectaciones nunca antes vistas, sino que requerirá que los usuarios y organizaciones tengamos un nivel de precaución al que no estamos acostumbrados —y para el que quizá sea difícil prepararnos.

7. La llegada de la red 5G

La tercera generación (3G) de telefonía móvil —aparecida en 2001— marcó un parteaguas en las telecomunicaciones por ser la primera en ofrecer velocidad de transmisión de datos de hasta 2 Mbps, más que suficiente para soportar videollamadas en alta definición como para tener una experiencia de usuario decente. En el 2009, comenzó el despliegue de la cuarta generación (4G), que es hasta 10 veces más rápida que la 3G. Y aunque la red móvil 4G ya se utiliza en más de 188 países, solamente en el 11% de ellos, es la red más utilizada. De hecho, solo 1 de 4 conexiones móviles en el mundo están en la red más rápida de la 4G, la 4G-LTE. Afortunadamente, su baja adopción no detuvo el desarrollo de la siguiente generación.

La quinta generación (5G) de telefonía móvil será la sucesora de la 4G-LTE y algunos países con mayor adopción de la LTE ya tienen en la mira comenzar a remplazarla durante los próximos años. Este 2018, la multinacional de telecomunicaciones AT&T, espera convertirse en la primera compañía estadounidense en introducir el servicio de red móvil 5G a una docena de ciudades en EUA. Por otro lado, Corea del Sur planea implementar una prueba piloto de la red móvil 5G durante los Juegos Olímpicos de Invierno 2018 en Pyeongchang. Además, tiene como meta desplegar una red móvil 5G comercial para finales de 2019.

La red móvil 5G podrá ser hasta 100 veces más rápida que la 4G-LTE, con una velocidad de entre 1 y 10 Gbps (a esta velocidad un programa de TV se descarga en 3 segundos o menos), tendrá una latencia muy baja (de hasta 1 ms) y una capacidad para soportar hasta mil millones de conexiones. Permitirá que millones de objetos cotidianos como electrodomésticos, altavoces, sensores, ropa, y otros objetos del Internet de las Cosas puedan estar enlazados. También facilitará que vehículos autónomos puedan tomar decisiones en tiempo real basadas en información en la nube y que se pueda hacer streaming de vídeos 4K Ultra HD y simultáneamente descargar una película HD, en menos de un minuto.

Pese a que la red 5G comenzará, anticipadamente, a desplegarse durante este año, aún hay un largo camino por delante. En los países en vías de desarrollo, la adopción del 4G sigue siendo muy baja —solo un 20% de las conexiones son 4G— por lo que aún faltaran varios años más para ver la proliferación de la red 5G.

Fuente.-http://www.tynmagazine.com/wef-las-7-tendencias-tecnologicas-del-2018/

ciudades inteligentes, Sin categoría, smart cities, smart citizen, smart city

Estas son las ciudades españolas que podrán optar al programa de Red.es para edificios inteligentes.

 

Municipios que superan los 200.000 habitantes de hasta cinco comunidades autónomas diferentes serán los elegidos.

Un programa que ejecutará Red.es permitirá a distintas ciudades españolas realizar actuaciones de edificios inteligentes en forma de piloto.

Se contemplan seis actuaciones en el marco del Plan Nacional de Territorios Inteligentes del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital a las que pueden optar las ciudades de más de 200.000 habitantes de Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia y Madrid. Es decir, Córdoba, Granada, Jerez de la Frontera, Málaga y Sevilla en Andalucía; Badalona, Barcelona, Hospitalet de Llobregat, Sabadell y Terrassa en Cataluña; Alicante, Elche y Valencia en la Comunidad Valenciana; A Coruña y Vigo en Galicia; y Madrid y Móstoles en la Comunidad de Madrid. Esto hace un total de diecisiete municipios.

El presupuesto máximo del programa, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, es de 30 millones de euros. Cada piloto podrá llegar a un máximo de 5 millones de euros. Para optar a la ayuda, las ciudades candidatas deben aportar un mínimo de 150 edificios para instalar nodos de internet de las cosas.

“En el modelo previsto, los edificios se integran en la ciudad inteligente como un nodo IoT”, dicen desde Red.es, “que aporta toda la información del edificio a una plataforma de ciudad inteligente. De esta forma, los inmuebles aportarán a la plataforma de ciudad inteligente datos sobre los niveles de contaminación atmosférica a diferentes alturas, acústica o del agua; información meteorológica como velocidad del viento, temperatura, humedad o pluviometría; información de consumos de servicios como energía eléctrica, agua, gas o gasoil; información de la energía producida o las capacidades de almacenamiento, entre otros”, explican.

El objetivo no es otro que “el desarrollo de actuaciones dirigidas al tratamiento de los edificios como objetos internos de la ciudad inteligente y a su integración en la misma”. Aquí entran desde aeropuertos, puertos, estaciones de ferrocarril y estaciones de autobús a edificios públicos como dependencias municipales, polideportivos, colegios, museos o mercados y también edificios históricos o de viviendas.

Fuente.-http://www.silicon.es/programa-edificios-inteligentes-espana-2368198?inf_by=5a4d36ef671db821408b477c

Customer Experience, Sin categoría

5 claves de éxito en customer experience.

Por Manuel Hinojosa*

Vivimos en un entorno donde el consumidor se involucra cada vez más con las marcas, influenciando incluso la operación del negocio. Las empresas requieren llegar más rápido a distintos mercados y buscar la diferenciación por medio de la experiencia al cliente, lo cual se ha convertido en una de las principales tareas de los directivos y empresarios tanto en México como en el mundo.

El precio, el producto o la tecnología ya no son suficientes para diferenciarse del resto, al ser fáciles de replicar. Basado en diversos casos de éxito y fracaso de compañías que han implementado proyectos de customer experience, un concepto que hace referencia a la vivencia de una persona al interactuar con una marca, que se desarrolla a través de varios puntos de contacto que los vinculan, generando emociones positivas y negativas, hemos identificado cinco claves de éxito para lograr una transformación en la Experiencia del Cliente como diferenciador disruptivo:

  1. El cliente como lineamiento estratégico corporativo

Muchas organizaciones siguen haciendo productos o desarrollando servicios para luego lanzarlos y ver si al cliente le gusta. Otras han logrado diseñar sus productos y servicios a partir de lo que el cliente dice, quiere y espera. Estas empresas tienen algo en común: su lineamiento estratégico corporativo está centrado en el cliente y definen los impulsadores para generar realmente una innovación disruptiva en el mercado.

PUBLICIDAD

Los lineamientos estratégicos de la compañía deben estar vinculados con la experiencia del consumidor como objetivo corporativo; de lo contrario, el esfuerzo se centrará en las áreas comerciales o front, con beneficios marginales, con iniciativas aisladas, sin lograr el cambio en el resto de la organización.

  1. Medir la Experiencia del Cliente financieramente

Algunos de los errores típicos al implementar proyectos de voz del cliente (definido como un mecanismo para indagar, observar, describir y entender las necesidades, expectativas o perspectivas del cliente en relación con su interacción con la marca), programas de fidelización o un proyecto completo de customer experience se deben a un enfoque basado en medir exclusivamente su lealtad y satisfacción.

Aunque logremos materializar la teoría de Frederick F. Reichheld , quien estima que una mejora de un punto del Net Promotor Score (NPS) permite aumentar la rentabilidad y el crecimiento en las ventas, es importante contar con reportes periódicos de ingresos y costos de las iniciativas de experiencia del cliente.

Sin esto, no será posible visualizar el ROI (Return on investment) sobre las iniciativas para reducir el churn (que es la tasa de pérdida de clientes), aumentar la rentabilidad o conseguir más clientes que promuevan la marca. Es importante incluir indicadores que incorporen el componente financiero para cuantificar el aporte en las iniciativas y detonen impactos financieros.

  1. Vincular y hacer partícipe a la junta directiva

Los mayores patrocinadores de cualquier proyecto en la organización siempre son los dueños, socios o, incluso, el Consejo de Administración. Los casos de éxito más conocidos se dan cuando no sólo el CEO sale en medios internos y externos hablando de la importancia de orientar a la compañía hacia el cliente o promoviendo en los colaboradores una cultura innovadora para sorprender a los clientes y exceder sus expectativas. Se da cuando en los comités de rendición de cuentas se abre un espacio para mostrar avances en términos de la experiencia al cliente.

Incluso se recomienda que sean ellos quienes lideren los temas de customer experience, pues permite vincularse con las iniciativas, entender la necesidad y el impacto que esto significa para el negocio y, lo más importante, ser sensibles a la hora de destinar recursos para detonar más iniciativas de este tipo.

  1. Empoderar a todos los colaboradores

La frase “culture eats strategy for breakfast”, originalmente de Peter Druker , resume que sin cultura no hay estrategia que valga.

La resistencia al cambio, no mostrar los beneficios y no vincular a las personas de la organización a los objetivos que implique un cambio de mentalidad hacia el cliente, hace que cualquier acción sea mucho más difícil de concretar y que los mismos empleados se conviertan en los principales detractores.

Lograr que las cosas sucedan en una organización depende principalmente de la gente y es fundamental empezar por los colaboradores, ellos son los embajadores de la marca y se convierten en los mayores promotores de la compañía. “Si cuidas a tus empleados, ellos cuidarán de tus clientes”, decía Sr. Richard Branson .

  1. Priorizar las iniciativas

Cuando el tema de customer experience comenzó a escucharse, muchas compañías empezaron a generar momentos únicos y sorprendentes para despertar el factor “wow” en sus clientes y así diferenciarse de la competencia. Estos esfuerzos implicaron gastos operativos que en su mayoría perjudicaron a las organizaciones. Pensar fuera de la caja es importante, pero hay que priorizar las ideas.

Cada iniciativa tiene que dar origen a una solución disruptiva para mejorar la experiencia del cliente con un retorno financiero que provoque un impacto en los ingresos, rentabilidad y/o disminución del churn.

También se debe conocer cuál es el esfuerzo que la compañía tiene que hacer según sus capacidades actuales y futuras para su ejecución. De esta forma se prioriza en aquellas iniciativas que realmente van a generar un mayor beneficio con un menor esfuerzo.

El valor económico se maximiza cuando las expectativas y la experiencia del cliente están alineadas, es decir, se logra una priorización de las iniciativas para encontrar el equilibrio de lo que debo invertir vs el impacto que genera:

Hoy, viviendo la era del cliente, las empresas deben buscar la asesoría más adecuada para garantizar el desarrollo sostenible en un mercado totalmente globalizado y con un cliente más informado y sofisticado.

Implementar estas cinco claves de éxito puede ser una tarea compleja que requiere el compromiso total de la organización, por esto la experiencia al cliente debe ser un pilar fundamental para la organización, que se mida el retorno en términos financieros, en la que se involucre a la Alta Dirección en el proceso de orientación de la compañía hacia el cliente, donde el ADN de todos los colaboradores estén volcados a “respirar cliente” y, que se le dé urgencia a ejecutar las iniciativas -dentro de sus capacidades- que generen mayor impacto al cliente y a la organización.

Fuente.-https://www.forbes.com.mx/5-claves-de-exito-en-customer-experience/